El control fiscal es una función pública mediante la cual se vigila el manejo que la Administración y los particulares dan a los bienes y recursos públicos con la finalidad de que los fondos de la Nación se manejen apropiadamente bajo la observancia de los principios legales y constitucionales entre los cuales caben destacar la legalidad, eficacia, eficiencia, transparencia y equidad.